1 de marzo de 2015

La vida es un burdel de Sirenas
regentado por Peter Pan;
los piratas buscan tesoros
para poderlas pagar;
ahora Peter no les quita los tesoros,
ahora es Wendy la que se va a desnudar.

Smee hace las cuentas,
Garfio engarza sus perlas
y el cocodrilo cambió su trasero
por un bote de proteínas
y una rutina para entrenar.

Los niños ya no están perdidos;
venden droga en un local,
sirven copas a putas
con botas de escamas de pez y tacón.

Campanilla solo baila cabaret,
los hombres la dejaron sin polvos
que poder echar;
los adultos se llevaron
sus sueños y sus alas
y yo me he cargado un cuento
que solo sabía
hacerme llorar.

1 comentario:

  1. y así es como un cuento surreal, se vuelve en real.

    ResponderEliminar